Cuando hablamos de seguridad sexual

Prevenir antes que lamentar. Cuando hablamos de seguridad sexual es importante saber que más vale anticiparse a las circunstancias y estar al loro por lo que pueda pasar. Sobre todo si ya sabemos que a una vecina de nuestra edad le ha pasado, y claro, la vida le ha cambiado por completo. Quería estudiar arquitectura. Ahora ya no podrá. Está embarazada y, a menos que se le pase por la cabeza abortar, tendrá que dedicarse de lleno al niño. Así pasa. Así es la vida.

Casos como aquel no son pocos. Sin embargo cabe señalar que los cuidados en la seguridad sexual además de buscar evitar embarazos también son para evitar contraer enfermedades sexuales o, lo que se conoce como enfermedades de transmisión sexual ETS, algo que debería estar en la boca de muchas personas. Sobre todo de aquellas que no tienen una pareja estable y que por el contrario tienen una vida sexual activa. Claro. Porque somos jóvenes y hay que pasarlo bien. La vida es corta. La vida puede ser un día. Nadie sabe lo que le deparará el futuro. Totalmente de acuerdo. Pero es importante entender y asimilar, sobre todo a edad temprana la responsabilidad que tenemos en materia de seguridad sexual, no solo en el presente sino de cara a nuestro futuro, cuando tengamos una pareja estable.

Por eso y tal como decíamos al principio, para prevenir antes que lamentar, convendrá, cuando empecemos a tener una pareja estable seguir haciéndolo con condón en el caso de los hombres. Eso sí, si hemos decido seguir con nuestra pareja y si por delante tenemos amor y honestidad, convendrá en el caso de ambos realizar una prueba de detección de ETS, será, desde luego una manera responsable por ambas partes de cuidar la relación y desde luego la salud sexual. Una vez que hayamos pasado esta prueba podremos tener relaciones sin preservativos, pero eso sí en caso de querer evitar un embarazo habrá que usar algún método, puede que las píldoras anticonceptivas vengan bien. Todo es cosa de hablarlo. Y si se trata de disfrutar de buen sexo nada mejor que hacerlo sin protección pero para ello hay que pensar en términos de seguridad sexual.

Y no olvidar de hacer dicha prueba de prevención cada cierto tiempo, sobre todo de manera individual, cuando por alguna circunstancia la relación se rompe. Y básicamente si conocemos a otra persona. En este caso deberemos actuar con cautela. Que no nos gane el deseo. Que no nos venza la pasión ni el rostro tranquilo de la chavala o el chaval o lo que nos haya dicho acerca de su vida. Pensar que muy probablemente desconozcamos todo lo relacionado con su vida sexual. La prevención desde luego que está en nuestras manos.

Siempre vendrá bien hablar de todo esto en absoluta confianza. Y es que es un tema que no tiene por qué avergonzarnos. La seguridad sexual responde a un hecho muy valioso que es nuestra salud y la salud de la persona que amamos o con la que nos vamos a acostar…en cualquier caso…que aproveche.