sexting

Sexting: consejos para practicarlo de manera segura

#1 Mantén tu cara fuera de las imágenes. Esta es la primera norma que debes saber acerca de cómo hacer sexting de manera segura. Por más precauciones que lleves a cabo siempre existe alguna posibilidad de que tu foto acabe colgada en Internet, así que antes que nada asegúrate de que tu cara no se vea. El receptor lo va a disfrutar igual, no te preocupes.

#2 No hagas sexting cuando hayas estado bebiendo. Esta debería ser la regla de oro. En general todos deberíamos alejarnos de nuestro smartphone cuando hemos estado bebiendo, porque podemos cometer un serio error sin siquiera recordarlo después a veces. Y si crees que necesitas tomar una copa para atreverte a hacer sexting con esa persona, muy posiblemente no tienes la relación adecuada para hacerlo, así que mejor no lo hagas.

#3 Elimina tus fotos después de enviarlas. Justo después de haber pulsado el botón “enviar” y que la foto se entregue a tu ligue o pareja, entra en tus fotos y suprímela. Y para los usuarios de iPhone, tendréis que ir a la carpeta “eliminado recientemente” y eliminarlo por segunda vez. Esto asegura que si alguna vez necesitas ir a través de sus fotos para mostrar algo a alguien, no haya ningún riesgo de que vean algo que no deseas.

#4 Hazlo solo desde tus dispositivos personales. Es realmente importante a la hora de hacer sexting que nunca lo hagas cuando estés en el trabajo o desde el email de empresa. Y nunca utilices un ordenador o dispositivo público para hacerlo. Sería demasiado fácil para otras personas acceder a tus imágenes o textos y, sin duda, eso no te interesa.

#5 Practica el sexting solo con alguien con quien hayas intimado antes. Por un lado es importante tener un buen nivel de confianza para empezar una conversación de sexting con alguien y, por otro lado, no puedes saber qué le gusta a esa persona si no habéis compartido intimidad antes.

#6 Si no te gusta el sext, no lo envíes. Si te sientes incómodo con algún mensaje o imágen que habías preparado para el sexting y simplemente no quieres enviarlo, entonces no lo hagas. No hay ninguna regla que diga que tienes que enviar todo lo que escribes. Si crees que te ha salido demasiado subido de tono, no tienes la seguridad de que le gustará a la otra persona o cualquier otra cosa que te haga dudar, simplemente vuelve a empezar.

#7 Hazlo solo con alguien de confianza. Esta es, con diferencia, la regla más importante a seguir cuando se aprende cómo practicar sexting. Nunca podrás enviar un sext y tener plena tranquilidad si está en manos de una persona en quien no confías plenamente. Sentirte cómodo haciéndolo es lo que le da sentido al sexting, y la comodidad viene dada por la confianza.